Un 21 de marzo de 1952 se estrenaba en los cines norteamericanos la película “La reina de África” (The African Queen) dirigida por John Huston quien fue el encargado de trasladar a la gran pantalla la novela de 1935 del mismo nombre del escritor Cecil Scott “C. S.” Forester. Gozaba de un corto reparto artístico encabezado por Humphrey Bogart y Katherine Hepburn como actores principales seguidos de Robert Morley, Peter Bull y Theodore Bikel entre otros.

El filme narra la historia de Charlie Allnut, interpretado por Humphrey Bogart, y la misionera Rose Sayer, representada por Katherine Hepburn, en su huida del Imperio alemán a través del río Uglanda hasta el lago Tanganica en la pequeña embarcación a vapor de Charlie. Ambos protagonistas de fortuna deberán enfrentarse a diversos peligros en el río, la naturaleza y la selva africana no se lo pondrán nada fácil, aunque el enemigo más fiero lo tendrán enfrente, nuestros dos aventureros gozan de personalidades antagónicas que pondrán en riesgo un feliz desenlace; de todos modos tampoco hay que olvidarse de los alemanes, que les siguen la pista río abajo y los están esperando en el lago Tanganica, lugar del desenlace final de la película.

Katherine Hepburn y Humphrey Bogart a bordo del African Queen

Conexiones con una historia real: los HMS Mimi y HMS Toutou

Para narrar parte de la aventura del African Queen es posible que Forester se inspirara en la historia de la batalla del lago Tanganica transcurrida entre el 26 de diciembre de 1915 a julio de 1916. Dicha batalla estaría integrada dentro de las operaciones militares de la Primera Guerra Mundial y enfrentaría a buques del Imperio Británico, Bélgica y el Congo Belga contra buques del Imperio Alemán. De la batalla del Lago Tanganica destacan las lanchas motoras de la Royal Navy HMS Mimi y HMS Toutou protagonistas de dos combates navales en el lago.

Estas lanchas fueron construidas en 1915 por los astilleros ingleses de John I. Thornycroft & Company para la marina de guerra griega pero fueron requisadas por el Almirantazgo. Tenían una eslora de 12 metros y eran propulsadas por dos motores alimentados con petrolero de 100 HP. cada uno a dos ejes que les daban una velocidad de 19 nudos.

Iban armados con un cañón de 3 libras Hotchkiss en proa y una ametralladora Maxim en popa (National Maritime Museum Greenwich)

Las lanchas fueron transportadas por barco primero y después por tierra mediante tren de vía estrecha, tractores y carros tirados por animales, tardando un mes y medio en recorrer unos 160 kilómetros.

Botadura de la HMS Mimi en el lago Tanganica (Imperial War Museum)

La primera batalla tuvo lugar el 26 de diciembre de 1915, ambas lanchas avistaron al buque de guerra Kingani y se enfrentaron a él. Los disparos de sus cañones lograron perforar su casco por debajo de la línea de flotación y el Kingani, y su dotación lo hizo encallar a poca profundidad. Con su capitán muerto a causa del combate, la dotación rindió el barco que posteriormente sería reparado, capturado por los ingleses y renombrado como Fifi.
La segunda batalla ocurriría el 9 de febrero de 1916, en esta ocasión sería la lancha motora HMS Mimi y el recién capturado Fifi quienes se enfrentarían al Hedwig von Wissmann al que acabarían por hundirlo.

El Luisa

Otro de los barcos nombrados por Forester en la novela y en la película es el Luisa y que probablemente se tratara del Graf von Goetzen, al que en la película lo llaman Königin Luise. Este era un vapor construido en 1913 por Meyer Werft y estaba destinado al lago Tanganica al que los alemanes lo convirtieron al SMS Goetzen armado con un cañón de 105 mm.

El Goetzen antes de ser transformado a buque auxiliar de guerra

Finalizada la guerra el vapor fue hundido a propósito para evitar que cayera en manos enemigas pero poco más tarde fue reflotado y en 1921 los ingleses se hicieron cargo de él, lo repararon y lo volvieron a poner en marcha bajo un nuevo nombre, Liemba, para el servicio de ferrocarriles y puertos de Tanganica bajo la dirección de Sir John Scott.

Sorprendentemente el Liemba con más de cien años sigue dando su servicio de transporte de pasajeros y carga en el lago Tanganica, ahora para la compañía “Marine Services Company Limited of Tanzania” con base en Kigoma y a falta de un reemplazo mejor se espera que siga navegando por muchos años más.

El vapor Liemba en la actualidad (Rolf G. Wackenberg vía Der Spiegel)

Los barcos utilizados

Tres fueron los barcos utilizados por el equipo de producción para narrar la historia y aventuras del African Queen. Dos pequeños vapores serían los encargados de interpretar al pequeño vapor, uno original de 1915 y otro una reproducción del mismo pero de los años cincuenta; el tercero tenía que interpretar el papel de vapor de la marina Imperial alemana Königin Luise y para ello se utilizó un remolcador ya existente en el lago Tanganica.

Los dos African Queen

El equipo de producción se trasladó por completo a África y dos fueron las localizaciones en donde se filmó la película, uno de los lugares de rodaje tuvo lugar en el Congo Belga junto al Río Congo y el segundo emplazamiento para el rodaje fue en el Parque Nacional Murchison Falls en Uganda, cerca del lago Alberto. Para evitar tener que trasladar el pequeño vapor de un lado a otro de África se decidió construir una réplica del original y disponer de dos barcos en cada lugar del rodaje.

Fue un rodaje complicado como demuestra esta imagen de Eliot Elisofon, en donde el único elemento distinguible del African Queen es su característica caldera

El primer barco utilizado para la filmación de la película fue una pequeña embarcación a vapor de unos 9 metros de eslora llamada S/L Linvingston, que fue construida en 1912 en los astilleros de Lytham en el condado de Lancanshire (Reino Unido). El pequeño vapor Livingston pasó su vida en África navegando para la compañía “British East Africa Railways” realizando tareas de transporte de personas y mercancías entre el lago Alberto y el lago Victoria a través del Nilo Blanco (o Nilo Victoria).

El African Queen con el capitán Allnut al mando y Rose al timón

El segundo barco, la réplica, era exactamente igual pero con una pequeña diferencia, su máquina a vapor tan solo era decorativa y como medio de propulsión iba equipado con un pequeño motor diésel y su nombre sería Nile African Queen.

Distintos destinos

Terminada la filmación de la película el African Queen volvió a su trabajo original hasta 1968, momento en el que sería comprado por el propietario de un restaurante de San Francisco quien la alquilaría para realizar pequeños viajes por la costa.

Desde entonces tuvo una larga sucesión de propietarios y distintos usos hasta que en 1982 Jim Hendricks, antiguo abogado de Bogart, descubrió al African Queen pudriéndose en un pastizal de vacas en Ocala (Florida). Hendricks que a su vez era un coleccionista a todo lo que llevara la marca Bogart, no pudo resistirse a comprar el viejo vapor por 65.000 dólares y restaurarlo por completo. A partir de 1983 con base en el embarcadero del hotel Holyday Inn de Cayo Largo, Hendricks ofrecía paseos a bordo del original African Queen.

Jim Hendricks estaba muy orgulloso de su compra y no cesó en destacar allí donde fuera la importancia histórica del African Queen. En 1990 fletó un transporte para hacer llegar al pequeño vapor al Canal de la Mancha para participar en la celebración del 50º aniversario de la Batalla de Dunkerque, y otros lugares visitados fueron Sídney en Australia, Nueva York e Irlanda.

En fecha de 18 de febrero de 1992 se lograba inscribir al African Queen (ex Livingston) como lugar histórico de interés nacional en Estados Unidos, en su ficha de inscripción consta la dirección en donde se encuentra aun hoy en día “99701 Overseas Hwy, Key Largo, FL 33037“; desde allí parte cada día para ofrecer un crucero por la zona a todo aquel y aquella que quiera sentirse como Bogart y Hepburn en el corazón de África.

Documento del National Register of Historic Places (pulsa en la imagen para ampliar)

En cuanto a la réplica, no tuvo tanta suerte, al menos hasta 1984 cuando el ingeniero patagónico Yank Evans se encontró entre los arbustos, cerca de una carretera que él estaba ayudando a restaurar en el Parque Nacional Murchison Falls, una pequeña embarcación en un lamentable estado de conservación. Interesado por el barco preguntó a los lugareños y le informaron que se trataba del African Queen, pero claro, era la réplica. La dirección del parque le vendió el casco del malogrado Nile African Queen por un dólar, lo restauró y le desinstaló el motor diésel por una máquina a vapor comprada en Reino Unido; lo empleó para hacer algún viaje por el lago Victoria y terminó como adorno en su jardín.

Su último propietario conocido es Adam McLeay que compró el Nile African Queen a Yanks Evans y en la actualidad ofrecen cruceros por el río Nilo para quien pueda pagarlos en Wildwaters Lodge en Kalagala Falls (Uganda), afirmando que ellos tienen el auténtico African Queen.

¿Quién tendrá el auténtico African Queen? (vía The Australian)

Königin Luise

Por último termino con otro buque centenario utilizado en la película, el remolcador a vapor Buganda que fue utilizado para interpretar al buque de la marina Imperial alemana Königin Luise.

El remolcador a vapor caracterizado como el cañonero alemán Königin Luise

Fue construido en 1920 para la compañía Uganda Railways y navegó por el lago Victoria. Poco se sabe del historial de este barco pero si se sabe su final, en la actualidad está atracado en el embarcadero del hotel Tilapia Ltd. en la localidad de Mwanza (Tanzania) a orillas del lago Victoria, allí sirve como alojamiento especial de huéspedes en donde sus habitaciones llevan los nombres de los actores de la película “La reina de África”.

El Buganda en el Hotel Tilapia (Marcel Vos vía Google Maps)